sábado, 8 de octubre de 2011

Lluvia de estrellas

Esta noche, según el Grupo de Investigación Astronómica de la Universidad Complutense, habrá una espectacular lluvia de estrellas. Se vaticina que podrá verse hasta 3 estrellas fugaces por minuto. Estrellas fugaces es el nombre que usamos para referirnos a los meteoros, intensos flashes de luces que se mueven producidos por pequeños trozos de rocas interplanetarias y escombros colisionados e incendiándose al entrar en las capas altas de la atmósfera terrestre. Así que los amantes del Universo, tendrán esta noche a partir de las 22 horas una gran oportunidad de deleite. 


Pero también es muy tradicional pedir un deseo al ver caer una estrella. Las supersticiones con respecto a las estrellas son tan antiguas como la propia humanidad. Desde los primeros tiempos, el hombre creyó que el cielo era la morada de los dioses. En las sociedades primitivas, se creía que cada estrella era el alma de una persona. Una estrella fugaz representaba a un recién nacido: el astro caía a tierra en el lugar en el cual nacería el niño. Por tanto esta noche se disparará el indice de natalidad. A ver si es verdad y en mi pueblo volvemos a superar los 10 mil habitantes de antaño.

Por si acaso se cumplen los deseos me voy a hacer mi lista para que no se me olvide ninguno. A ver: que los mercados dejen de hacer golferías, que baje el número de parados, que el Betis gane la liga, que Rajoy no sea Presidente del Gobierno, que se abra la mina de mi comarca, que Artur Mas y Duran Lleida dejen en paz a los andaluces, que los bancos sirvan sólo para sentarse .... ah! y que este año haya gurumelos a punta-pala.


En fin, como soy poco propicio a estas cosas,  ahora en serio, sólo voy a formular un deseo: que seamos felices, que no es poco. A lo mejor me animo y me voy con los amigos esta noche con un ponche (o su copita de aguardiente) a la Fuente de El Ventoso a contar estrellitas. Buen fin de semana.






sábado, 1 de octubre de 2011

1º de octubre

Siempre tuve curiosidad por las efemérides y hoy en el ducentésimo septuagésimo cuarto día del año en el calendario gregoriano (quedan 91 día para que acabe el 2011) se celebran varios acontecimientos de especial importancia. Así hoy, hace 80 años, la Constitución de la Segunda República (la última, de momento) reconoció el sufragio universal concediendo el derecho al voto de las mujeres. Un derecho alcanzado gracias al tesón y trabajo de Clara Campoamor. "Una mujer, un voto". Quizás hoy cobre especial relevancia recordar tal acontecimiento, sobre todo si tenemos en cuenta los recortes en derechos sociales conseguidos (educación pública y gratuita, sanidad universal...) que se están aplicando en algunas comunidades autónomas (Madrid, Cataluña, Navarra, Castilla-La Mancha, Galicia...)


También un 1º de octubre en Burgos, Francisco Franco era nombrado Jefe de Estado por las tropas sublevadas contra el Gobierno de España. Y por eso durante 40 años tuvimos que celebrar el Día del Caudillo. Sin comentarios. (No sé cómo me muerdo la lengua!)


Pero además hoy se cumplen poco más de 48 horas que el Presidente de la Generalitat de Cataluña se mofara del habla de los niños andaluces.  "Ojú, quillo". En definitiva que llevo dos días acordándome de Artur Mas y "toa su casta". ¿Tú te va a reí de los andaluses, pisha?. Te "quiei" ya, "cohone". Nosotros no hablamos un mal castellano, aquí se habla un perfecto andalú. "Tamos"?. Vamos hombre.


Y ya que estoy cabreado, un par de cortes de manga "pa" el Caudillo ese que escribió las páginas más negras de la historia de este país. 



domingo, 25 de septiembre de 2011

Viaje al pasado

Llevamos todo el fin de semana leyendo artículos relacionados con el experimento que ha realizado el Centro Europeo de Investigaciones Nucleares, por el que se ha conseguido hacer viajar una partícula (neutrino) a mayor velocidad que la luz. Parece ser que ese hecho rompe y pone en tela de juicio la Teoría de la Relatividad del genio Einstein (por la que se restringía el movimiento de las partículas con masa a una velocidad menor a la de la luz). Pero más allá de cuestiones científicas lo que ha despertado nuestra fantasía ha sido el anuncio de algunos "coquitos" de que se abre la puerta a la posibilidad de viajar al pasado. "Ojú qué mieo"

Ayer fue tema de conversación en la mediodía sabatina tertuliana allá por las dos de la tarde, acompañada (cómo no) por unas "cruzcampo heladas" y unos camarones aventajados (bautizados así por mi gran amigo "Migué"). Más de uno se veía viajando en aquel coche fantástico en el que Marty MacFly regresaba al futuro de manos del científico chiflado Doc y arreglaba un asuntillo amoroso entre sus padres. 

Así que esta noche me he soñado que viajaba al pasado, a un pasado cercano. A un pasado en el que no existían tantas comodidades como tenemos ahora, donde muy pocos (sólo los pudientes) iban a la universidad, donde el acceso a la sanidad no estaba garantizado para todos, donde las mujeres eran el sexo débil y la igualdad de género no existía, donde... ¡qué nochecita he pasado!. Por eso hoy estoy más cabreado que ayer, porque estamos asistiendo a un momento coyuntural importante donde se está desmantelando el estado del bienestar que hemos conseguido después de tantos años y casi no nos estamos dando cuenta. Que vamos "patrás" como los cangrejos, sin necesidad de viajar en el tiempo.

Por eso estoy deseando que se acaben ya las investigaciones esas de los neutrinos y podamos meternos en una máquina del tiempo, pero no para viajar al pasado sino para aterrizar en el futuro. Y ojalá ese futuro sea el de la paz, el de la solidaridad, donde no existan desigualdades y donde (quién sabe) el Betis gane alguna vez la Champions League.

Por cierto, el viejo Doc era mi ídolo. Qué tío!.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Los hombres no lloran

Hace un par de días y a la hora de salida del colegio de mi pueblo (allí donde ejerzo) coincidí en la misma acera con un abuelo que llevaba de la mano a su nieto, el cual venía compungido y lloroso por cualquier asunto rutinario entre críos. Alguna escaramuza con algún compañero, seguramente. El abuelo en su afán de consuelo repetía una y otra vez: "venga hijo, que los tíos tienen que ser fuertes, que los hombres no lloran".

También escuchaba a mi padre decirme eso. Y todo porque antiguamente estaba socialmente mal visto que los del género masculino expresáramos nuestros sentimientos públicamente y ese papel de "debilidad llorona" estaba aparejado al bolso y los tacones. Así era, ni más ni menos.

Afortunadamente hemos avanzado mucho en materia de igualdad de género (incluso en materia de lágrima fácil). Aunque tengamos que continuar leyendo noticias sobre muertes de mujeres (como este fin de semana en Lora del Río y Tenerife) a manos de sus parejas o exparejas (hijos de puta).

Pero volvamos al lloriqueo. Posiblemente a mi padre no le salió bien la enseñanza conmigo. Porque yo he llorado de felicidad y tristeza muchísimas veces. Y lo mejor (o peor depende cómo se mire) es que conforme voy cumpliendo abriles la "pena chorreá" me da cada vez, con más facilidad, por el "hacer pucheros" de rigor.

Posiblemente mi padre fue un mal maestro, porque precisamente "al viejo" se le pone la "barba temblona" cada dos por tres. Del troncón salió la rama, que diría él.

domingo, 11 de septiembre de 2011

El valor de educar

Igual que el libro de Fernando Sabater. Así he querido titular este post para mostrar mi cabreo mayúsculo con lo que se está haciendo con la educación en muchas comunidades autónomas de este país (Madrid, Galicia, Castilla-La Mancha...), porque me parece un ataque desmedido hacia las bases de nuestro sistema educativo y lo que realmente se está poniendo en cuestión es precisamente eso, el valor de educar.

Esperanza Aguirre (a la que está siguiendo "la" Cospedal y "el" Feijóo, entre otros) ha iniciado un desmantelamiento descarado de la escuela pública para fomentar y fortalecer a los centros privados. En el fondo como siempre, "la cabra tira al monte". Las ventajas para los más pudientes. La enseñanza pública garantiza el acceso a la educación a todos y cada uno de nuestros hijos, independientemente de la clase social, raza o religión (como se decía antes). Y ese es el problema, en cuanto ha tenido la más mínima oportunidad (ahora se escuda en la necesidad de hacer recortes) está potenciando a "la élite" para que no tenga que mezclarse con "el populacho". Esta gente me repugna.

Creo que necesitamos un Pacto de Estado por la Educación que garantice una escuela pública de calidad que  esté al margen de vaivenes políticos y económicos. La educación (al igual que la sanidad y las políticas sociales) deben quedarse exentas del "efecto tijera" que asola a toda Europa. Los "recortes" deben apuntar a otra dirección y esta situación de crisis no deben aprovecharla algunos para que las distancias entre ricos y pobres sean cada más grandes.

La educación es sinónimo de futuro, por tanto recortar en educación es renunciar a un mañana mejor. Decía un filósofo griego: "educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres". Hay a quien tenemos que castigar sin más remedio y todo porque nunca fueron educados en la igualdad, la solidaridad y la justicia. 

La madre que los parió...

domingo, 4 de septiembre de 2011

Una liga descafeinada

Me imagino que tanto los culés como los merengues estarán tela de contentos con sus respectivos equipos, porque la verdad es que son, sin lugar a dudas, las dos mejores plantillas del mundo futbolero mundial. Ahora lo que toca son las "porras" por doquier a ver quién mete más goles, quién gana más títulos o si al final será Bota de Oro, Pichichi y no sé qué más, Cristiano Ronaldo o Leo Messi. El debate nacional (para no preocuparnos mucho por el paro, la reforma constitucional, las elecciones del 20-N, los mercados...) está servido. Además ahora hay fútbol por la tele a todas horas durante todo el fin de semana. Así que hagan sus apuestas, Madrid vs Barça, Guardiola vs Mourinho. "Panem et circenses", la mejor receta sin duda.

Pero los que (afortunadamente o no, eso depende) no somos catalinos/merengones vemos que la Liga Española de Fútbol está desvirtuándose y que nuestros equipos juegan una liga distinta: ni juegan en primera (Real Madrid y Barcelona), ni juegan en segunda. Por tanto habrá que ir pensando en inventarse una liga intermedia. Y todo por lo mismo de siempre: los ricos cada vez más ricos y los pobres... pues eso. Al que más tiene, más pasta. Por eso, también como siempre y como dice mi padre: "De toda la vida de Dios, el pez grande se come al chico"

De todas maneras yo me quedo con mi Betis. Así no tengo esos problemas de si jugaremos la Copa de Europa, la UEFA o la Recopa (como se han llamado siempre). Nosotros a lo nuestro, un par de años en Segunda cada cierto tiempo y ganar el Carranza de vez en cuando.  Eso sí, la Primera Copa del Rey no nos la quita nadie. A ver si tenemos suerte y viene un jeke árabe y fichamos a "to" los figuritas mundiales para darle guerra a Florentino Pérez y Sandro Rosell.

Que no, que me dejen como estoy. Con mi "Currobetis" de mi alma. Manquepierda padre, manquepierda.

lunes, 29 de agosto de 2011

Vaya veranito!

Ahora que asoma el veranillo del membrillo a la vuelta de la esquina, me doy cuenta que durante la época estival que ahora termina hemos sudado de lo lindo, más de lo normal diría yo. Y no me estoy refiriendo a que las glándulas del ramo hayan tenido más trabajo por el bochorno propio de la época. Me refiero a que esta puñetera crisis nos ha tenido en vilo y los también puñeteros mercados, como siempre, han hecho su agosto (nunca mejor dicho). Nunca antes hemos estado tan pendiente de una tal "prima de riesgo" como durante este verano. Hasta ahora yo conocía a la "prima de mi mujer", a mi "prima de Bonares", a tu "prima de Huelva", a la de... pero a la "prima de riesgo", no, a esa no. Y por lo visto esta "prima" tiene más mala leche que todas las conocidas anteriormente (a las pruebas me remito).

Y ahora en serio, tengo un gran cabreo porque cada vez está más claro que los nuevos amos del mundos (esos que se esconden bajo el apelativo de "los mercados") están jugando con nuestras vidas de forma miserable. Doña Ángela Merkel y el Francés (aquí hay tomate) se han erigido en dueños y señores de esta nueva Europa y esta unión monetaria que nos está dando demasiados quebraderos de cabeza. Con lo bien que me manejaba yo con mis pesetas y mis duros (con 500 pesetas echaba yo el día, con tabaco y cervecita incluida).

Pues eso, que ahora al matrimonio franco-alemán se le ha metido entre piernas que hay que reformar la Constitución para poner un techo al déficit público. Y evidentemente se ha montado el pollo. Si por mí fuera, la parejita de marras se iba a comer... en fin, seamos educados.

Así que, vaya veranito. Y encima hay que desayunarse hoy que: "Los más ricos en España sólo pagan el 27% de sus rentas en el IRPF". ¿Es "pa" indignarse o no es "pa" indignarse?